Mi primer viaje a la Quebrada y Puna

Uhh, ¡el primer viaje a nuestra Quebrada y Puna!  Que como toda historia tiene su prehistoria: los veranos anteriores el infame uno a uno me había permitido conocer Bolivia, Perú, Ecuador, México y Guatemala, admirando y admirándome incrédula de que aun subsistieran manifestaciones culturales pre-colombinas...  De hecho había pensado en cruzar el Atlántico pero se nos vino abajo todo y ¡volvimos al "tercer mundo"! 

Así, pensando en qué hacer las próximas vacaciones, me decidí por "el norte" del que no tenía más referencias que las hermosísimas vacaciones infantiles en Chicoana con primos, tíos y abuelos.  Me acuerdo que me vino bárbara la guía YPF (¡nada de googlear lugares o foros en ese momento!) y allá fui.  Me armé un recorrido para unas tres semanitas recorriendo la mayor parte de lugares "andinos", y sobre todo para conocer el dichoso Carnaval del que en todos lados se hablaba ¡y cantaba! Me había dado cuenta de que en muchísimas canciones folklóricas se hablaba del Carnaval y ¡cómo lo comprendí cuando estuve!  

Salí sin ninguna reserva de alojamiento ni menos que menos de guías (recién vaaarios años después de casi agotar a donde podía ir sólo con transporte público por mi cuenta, empecé a contratar guías) y empecé a recorrer los pueblitos de la Quebrada (la Quebrada de Humahuaca es el tramo de 170 km de valles y montañas por la ruta 9, en la Pcia. de Jujuy, entre Volcán y Tres Cruces, sobre el cauce del río Grande, donde los distintos minerales les dan unos colores increíbles a los cerros). 

Al primero que fui fue a Tumbaya, a 2100 msnm, que está prácticamente sobre la ruta 9, me alojé en la Hostería (re macanuda la chica que la atendía que se puso a contarme de las costumbres de la zona) y salí a pasear por ahí.  Me acuerdo que a la nochecita cuando volví, había un montón de gente a la que les estaba mostrando videos y explicándoles, después me enteré que eran de la Unesco, que luego en agosto declararon a la Quebrada de Humahuaca Patrimonio de la Humanidad como "Paisaje Cultural" por ser un lugar "donde el hombre vive y transita con una enorme herencia cultural en medio de un paisaje natural extraordinario constituido a lo largo de 10 mil años de historia".
iglesia de Tumbaya
De ahí me tomé un colectivo a Humahuaca, a 3000 msnm.  Por suerte la mayoría de los pueblos están sobre o cerca de la ruta así que se consigue muy fácil transporte de ida y vuelta y ya desde la ventanilla me fui maravillando con lo que iba viendo...
la "paleta del pintor" de Maimará
Me quedé, y desde entonces siempre que voy, en Humahuaca (me alojé en La Casa Encantada, un hostel a dos cuadras de la Plaza, un personaje la dueña...).  Es bastante grande, pero andando por el centro histórico se respira un aire de pueblo antiguo, tranquilo, con cierta dosis de turistas al mediodía pero que al rato se van.  Lo que más me gusta es sentarme arriba de la escalinata a mirar las Peñas Blancas o a leer un libro ahí. 
Humahuaca
pintura cuzqueña de la iglesia de Humahuaca

Y cerquita, a 15 minutos en el cole local, está Uquía a donde quería ir ya que sabía que su iglesia es una de las dos de Argentina (la otra es la de Casabindo que fui a conocer unos días después) con Ángeles Arcabuceros (pinturas típicas de América del Sur durante la colonia en la que los ángeles están representados con ropas militares y armados con arcabuces).  Re lindo cuando al bajar del cole se ve desde la ruta la iglesia con ese fondo de los cerros rojísimos de Uquía...  Y me acuerdo que tuve suerte porque justo la iglesia estaba abierta, resulta que el encargado ¡estaba esperando al grupo de la Unesco!
la iglesia de Uquía


los Ángeles Arcabuceros de la iglesia de Uquía
los Ángeles Arcabuceros de la iglesia de Uquía













Y al otro día era el Jueves de Comadres en Humahuaca.  Resulta que el Carnaval es la culminación de una serie de celebraciones que van haciendo los fines de semana anteriores, y el jueves anterior al sábado en que se "desentierra" el Diablo del Carnaval es de las Comadres (el anterior de los Compadres y el anterior de los Ahijados, cada uno de éstos con menos relevancia).  ¡Qué impactante! Es el día de hoy que para mí es la mejor de las celebraciónes carnavaleras...

Hasta ahora habían sido hermosísimos paisajes pero ahora empezaba el disfrute de la Cultura Viva.  Encima ¡yo no tenía la menor idea de que "esto" se daba en Argentina!  Creo que eso fue lo que más me impactó, yo que venía de ver en los últimos años cómo era de fuerte aun en varios países la cultura incaica y maya, y ver de golpe que costumbres similares -y con sus propias particularidades- se daban en mí país, ¡no lo podía creer! Presenciar una celebración en la que las mujeres van con sus mejores ropas "andinas", cantando coplas y ofrendando a la Pachamama, en la que se iza una bandera argentina y se canta el Himno con música de charangos fue un hallazgo a-lu-ci-nan-te...  Y ni hablar de que, como en todas las celebraciones de la zona, se las realiza con gran sentimiento por parte de los locales sin esperar hacer pose para gustarle al turista ni cobrar entrada.  El que llega es bienvenido, pero la celebración es de ellos y la harían igual si no hubiera turistas...  Es que más que un divertimento de verano como suelen ser los Festivales del resto del país, acá tienen más que ver con un Calendario Agrícola donde en febrero se celebran los frutos de la tierra, es la alegría por todo lo que brindó la Pachamama, a quien religiosamente se le agradece y pide "para el año", por eso incluso las comparsas y copleros se adornan con maíz y albahaca, dos de los emblemas de este Tiempo de Cosecha.  Y lo que más impacta es que los protagonistas son lugareños, gente que todo el año se la pasa pendiente de sus cultivos, de su animales, sin el tiempo de ocio urbano que significan los feriados o las vacaciones, y que tienen esos nueve días anuales como "el" momento festivo...

Ese Jueves de Comadres empezó tempranito cuando las mujeres del pueblo se reunieron en el Mercado y ahí se empiezan a saludar y cantar coplas.  Y se adornan poniéndose unas a otras harina en el rostro (como una marca de la celebración, no como algo agresivo) y papel picado y serpentina.  De ahí pasaron por la Muni, siempre copleando, y de ahí al Anfiteatro que está a mitad de la Escalinata donde fue el acto oficial (Himno Argentino & Ofrenda a la Pachamama) y de ahí ¡a pasarse el día copleando!
Jueves de Comadres en Humahuaca
Jueves de Comadres en Humahuaca
Jueves de Comadres en Humahuaca
Ofrenda a la Pachamama en el Jueves de Comadres en Humahuaca
Es más, ese día se hace el Festival de la Chicha y la Copla donde las mujeres del pueblo y de localidades vecinas suben al escenario a cantar sus coplas (y lo más loco es que después las rondas de coplas siguen horas y horas ahí nomás) y llevan su chicha (bebida alcohólica prehispánica elaborada con maíz fermentado) para concursar.  La verdad, un gusto bastante fuertón tiene la chicha, ahí salta cómo finalmente por más buena onda que le pongamos, nuestros estómagos tienen un determinado hábito... 

Ahí escuché por primera vez a las Hermanas Cari, dos lugareñas que son un emblema coplero (me acuerdo que algunos, viendo que disfrutaba tanto y que no las conocía, me las señalaban con orgullo contándome que ¡hasta habían viajado al exterior con Jaime Torres!).
concurso de chicha en el Jueves de Comadres en Humahuaca


¡Cómo me quedó grabado el canto de coplas! ¡Qué impactante! Es que lo veo como una expresión de las entrañas, donde se va narrando la propia vida, sin necesidad de ser un gran cantor que deleita al público con su voz, es más bien un canto comunitario en el que hombres y mujeres del lugar, con sus voces comunes, cantan "a y con" un grupo de personas (vecinos de ese paraje o que han llegado de lejos) a quienes les van contando aspectos de la vida.  Los temas son variados pero sobre todo en el Carnaval son de amores/desamores, también de la amistad, del lugar de donde vienen, o sobre la vida nomás:
Una sola vida tengo
docitas quiero tener
una para vez en cuando
la otra pa' permanecer 
  * 
Me acuerdo cuando era joven
cuando 20 años tenía
las penas y los trabajos
como agua me los bebía
 *  
Si solterita me viera
no me volviera a casar
estimaría mis ojos
no los hiciera llorar
 *
Ayer salí de mi casa
diciendo he'i volver mañana
como soy moza soltera
volveré en una semana.
Siempre en estructura de cuatro versos de ocho sílabas, que riman el segundo y el cuarto, y donde el coro repite luego del cantor, el primero y el segundo, y luego el tercero y el cuarto, acompañadas por su caja con la que le van dando ritmo.  ¡Impresionante!
Jueves de Comadres en Humahuaca










Y el sábado finalmente el gran día: ¡el desentierro del Carnaval! Ese día empieza la celebración máxima ya que el Diablo sale de la tierra, donde estuvo "enterrado" desde el año anterior, y se dedica a bailar y cantar sin parar.  Obviamente que este Diablo no es el del Mal de los católicos sino que tiene más bien un sentido de exaltación dionisíaca pues de lo que se trata es de gozar todo lo que se pueda mientras "el diablo ande suelto".  

Lo otro que me pareció muy impactante es que es una celebración, digamos, descentralizada, o sea que no hay un acto o desentierro "oficial" sino que es múltiple y ninguno tiene más relevancia que otro.  Resulta que en cada pueblo hay varias comparsas (con más/menos integrantes, músicos, trajes) y cada una de ellas hace el "desentierro" en un lugar determinado, "mojón" le llaman, y es un lugar muy especial para ellos.  Así que es cuestión de sumarse a alguna de las comparsas y ¡compartir con ellos el desentierro!  Yo, por unos cartelitos que había visto en el pueblo invitando,  fui con la comparsa de Los Solteros donde luego de un almuerzazo se empezó a preparar todo, era en un descampado cerca de las vías.  Es que ellos declaran a todos sus integrantes "solteros" durante todo el carnaval, ja, ja, y hasta hacen una ceremonia en la que todos fuimos pasando en parejas (con cualquiera incluso) y luego de una bebida y un beso ¡te declaraban solter@!   También hicieron una ofrenda muy sentida a la Pachamama y a la tardecita hicieron explotar unos muñequitos que simbolizaban a los solteros y se largó el festejo: bailes, cantos, serpentina, papel picado, al principio por ahí y luego hasta el centro donde otras comparsas estaban en la misma, ¡re lindooo!   
desentierro del Carnaval con Los Solteros
Y a la noche fui a ver el desentierro de "La Juventud Alegre", una de las comparsas más tradicionales y la que tiene los trajes de diablo más vistosos.  Como estaba todo bastante oscuro, no pude ver casi nada del desentierro en sí pero ¡increíble cuando iban llegando al pueblo bailando con sus trajes de diablos y cantando su canción característica!  Re gracioso porque los diablos no se tienen que dejar reconocer, hasta no toman alcohol incluso, y hablan con una voz chillona todo el tiempo (de golpe escucho que con voz de pito unos diablos me saludan "¡Hola Vicky!" y supuse que eran unos flacos con los que había estado hablando hasta hacía un rato).
Humahuaca: desentierro del Carnaval con la Juventud Alegre
Humahuaca: desentierro del Carnaval con la Juventud Alegre

Al otro día seguí el periplo y me fui por el día a conocer Iruya.  Es un pueblito que está a unos 50 km al noreste de Humahuaca pero como para llegar hay que atravesar unas montañas, el viaje tarda unas 3 hs.  Es un viaje increíble en el que el cole va subiendo y subiendo hasta llegar a los 4000 msnm, en el Abra El Cóndor, límite provincial donde dejamos Jujuy y entramos a Salta, y ahí se empíeza a bajar hasta llegar al pueblo que está a unos 2800 msnm.  Muy lindo porque las casas están construídas en la ladera del cerro, ¡re empinado es andar por ahí!  me quedé un rato recorriendo sus callecitas y volví en el cole que salía a las dos de la tarde.
Camino a Iruya
Iruya
Al otro día me fui a la puna.  Quería conocer la iglesia de Casabindo (3600 msnm), la Catedral de la Puna como le dicen de lo enorme que es, la otra con la de Uquía con Ángeles Arcabuceros en el país.  Desde Humahuaca fui a Abra Pampa ya que desde ahí salen los coles a los otros parajes puneños.  Re gracioso porque yo había visto el mapa y pensaba que hasta podría conocer Casabindo a la mañana y Cochinoca a la tarde. Nada que ver, es todo en camino de montaña y los coles ni siquiera salen todos los días (encima en camino montañoso, imposible ir y venir en un mediodía...).  Así que quedó Cochinoca para otra vez, y tomé el cole a Casabindo que salía al día siguiente (pasé la noche en Abra Pampa). ¡Qué viaje! un colectivo destartalado yendo por caminos apenas marcados, hasta por el cauce de un río, en medio de la nada...

Casabindo es apenas un caserío de adobe y toda su gente estaba en pleno carnaval.  Yo me fui acercando y de re buena onda me invitaron a celebrar con ellos (nunca me voy a olvidar de una bebida con alcohol y ¡leche!).  Empecé a preguntar para visitar la iglesia y resulta que el que tenía la llave estaba con una comparsa, lo fui a buscar y me dijo que volviera en una hora... Bueno, esa hora me sobró para recorrer el pueblo y cuando volví me mandó a dos chicos con la llave. Buenísimo porque me puse a sacarle fotos a todo y ¡prendimos todas las luces de la iglesia!  Realmente impresionante esa iglesia que, aparte de los Ángeles Arcabuceros, tiene muchas pinturas en la pared simulando zócalos, columnas y hasta marcos de cuadros.  Después volví y la gente seguía carnavaleando en la calle cuando en una de esas veo que el cole pasa a unas cuadras y lo empecé a correr, es que por el festejo habían cortado las calles y salía por otro lado.


Carnaval en Casabindo
Iglesia de Casabindo

Iglesia de Casabindo
Y para seguir conociendo la puna el próximo paso era ir a Yavi (3500 msnm), a unos 16 km al este de La Quiaca.  Me quedé a dormir en La Quiaca (en el céntrico y sórdido Frontera, ni hablar de hostels en esa época) y a la noche fui a Villazón, el pueblo boliviano apenas se cruza la frontera (en ese entonces se pasaba caminando nomás sin mostrar nada, ahora ya no) y justo había ¡carnaval! pero distinto a las comparas nuestras, ahí era un gran desfile alrededor de la Plaza y todo el mundo mirando.  Todavía me acuerdo el frío que hacía esa noche que casi me engripé...
Carnaval en Villazón
 Al otro día fui a la terminal de La Quiaca y fui a Yavi en una combi que justo salía (no hay transporte público para ir pero siempre se consigue ir en combis o en taxis compartidos, incluso tambien desde el Mercado).  
Cerros 8 hermanos, camino a Yavi
Yavi
Yavi es chiquito, no tanto como Casabindo e incluso va más turismo ya que es mucho más fácil de llegar.  Parece perdido en el tiempo con sus casas de adobe y pastores con ovejas.  Anduve un poco y llegué a la famosa iglesia, y después tocó esperar que llegara la señora que la abría.  En la época de la colonia, Yavi había sido el centro de un marquesado que llegaba incluso a Tarija, Casabindo, Santa Victoria Oeste y San Antonio de los Cobres, y la iglesia era la Capilla de la casa de los Marqueses (hoy museo).  La iglesia es hermosísima, la única que vi en Argentina con un interior tan barroco y cubierto con oro como los de Bolivia y Perú.  Y un juego con ónix muy loco por el que entra la luz exterior (¡las ventanas son todas con ónix blanco!).
Iglesia de Yavi
Iglesia de Yavi
Y también ahí ¡estaban en pleno Carnaval!  Me acuerdo cómo me impactó ver venir un grupo a caballo que resultaron ser copleros, resulta que en esa zona es costumbre así.  Adornan incluso a los caballos y ahí van, los hombres con el erquencho y las mujeres con las cajas, dele coplear y coplear...  Yo los miraba alucinada y me acuerdo que no me animaba a sacarles fotos (ahí no había tanto turista como en la Quebrada) y le pregunté a uno que estaba cerca si no se enojarían si les sacaba fotos (es que en Perú y Bolivia no les gusta) y me miró como diciendo "¿qué pavada estás diciendo?" y eso me gustó también, que no se hicieran tanto drama con los visitantes.  Siempre pienso de volver alguna vez a Yavi para el Carnaval a ver si sigue la costumbre de los copleros a caballo...
Carnaval en Yavi: copleros a caballo
Carnaval en Yavi
Y ya terminando mi recorrido, antes de volver pasé por Purmamarca. ¡Otro sorpresón! 
Purmamarca
Me acuerdo de no poder creer eso que estaba viendo, el pueblito encajonado bajo esos cerrazos hiper coloridos...  Era algo hipnótico y conmovedor.  Yo pensaba hacer una pasadita nomás pero me quedé un día más de lo previsto. ¡Hermosísimo!  El pueblo es re chiquito (me acuerdo que en un local escuché cómo dos chicos trataban de sacar una melodía tal como la cantaba Tomás Lipán , "el" purmamarqueño y uno de los referentes de la música quebradeña).  Re lindo salir a caminar por ahí e imperdible la horita que lleva la vuelta del Camino de los Colorados, ahí nomás a la salida del pueblo. 
el Cerro de 7 Colores en Purmamarca

en Purmamarca
Y otro hit purmamarqueño es el viaje a las Salinas Grandes, hacia el oeste puneño.  Con varios del alojamiento -me quedé en "El Poro"- contratamos una camioneta (hoy hay remises en el pueblo que se dedican a eso) y allá fuimos.  Todavía me acuerdo cómo nos gastaba el que manejaba porque no se veía nada, es que en verano se la pasa lloviendo y viajábamos en medio de puro blanco, como entre las nubes, y el tipo diciéndonos "no saben ¡qué lindo se ve cuando no llueve!".  Claro, es un camino montañoso donde a través de miles de curvas se llega a los 4200 msnm (en otros viajes constaté lo de las hermosísimas vistas) y luego se "baja" a los 3500 msnm de las Salinas.  La verdad, impactante el Salar y más con ese juego de espejos que se hace con la capa de agua que le queda luego de las lluvias...
en las Salinas desde Purmamarca
Y después de darme una buena despedida con tremendo lomo de llama en lo de Claudia Vilte, pegué la vuelta a casa.  ¡Qué intenso viaje!  El primero de tantos más...
                           Acá más fotos de este viaje
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

5 comentarios:

  1. disculpa yo tener viaje programado pronto para ese sitio ¿que vacunacion debo utilizar, para no adquirir enfermedades del lugar? ¿habitantes peligrosos o amigables? disculpa mi español, traductor google. Thanks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindsay, no te preocupes que si bien es una región que conserva costumbres antiguas, también está cerca de grandes ciudades. Seguramente conseguirás wi fi, o hacer compras con tarjeta de crédito. Por vacunas, no necesitás ninguna, no hay ninguna enfermedad que te puedas contagiar. Lo recomendable es tener precaución cuando vayas por primera vez a un lugar "alto", es que el cuerpo siente la disminución de oxígeno pero al día siguiente ya se recompone (para eso te va a hacer bien mascar hojas de coca, que NO es droga). También es recomendable tomar siempre agua mineral. Traé abrigo, ya desde la tarde se empieza a poner muy frío (hasta que al día siguiente sale el sol!). Y la gente, es muy amable pero, sobre todo en las partes más alejadas, también tímida y a veces desconfiada del extranjero, pero si vas con una sonrisa y respeto nunca tendrás ningún problema. Mucha suerte en tu viaje y consultame lo que quieras!

      Eliminar
  2. I thank you for giving me an answer , Bye! ツ

    ResponderEliminar
  3. tu ultima fotografía parece ser mas celestial que terrenal, que envidia. gracias por compartir tanto a cambio de tan poco o nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y eso que estas fotos son escaneos de las sacadas con rollo en su momento... Me alegro que te gusten los relatos, quizás "a cambio de" eso es el blog, de dar a conocer esos lugares y momentos que disfruté tanto. Saludos,

      Eliminar