Turismo Rural Comunitario en Susques

Después de la vuelta atacameña volví a la Quebrada (tremeeeenda la burocracia en las aduanas...), me quedé un día y de ahí volví a tomar un cole hacia el Paso de Jama, esta vez para quedarme en Susques (más de 3800 msnm) donde había arreglado para hacer Turismo Rural.
Susques
¡Re linda experiencia resultó!  Había acordado con un contacto (simplemente me contacté a su página web) de la red Espejo de Sal, el nombre que se dieron varios parajes puneños que hacen Turismo Rural, para quedarme unos días en Susques en lo de la señora Gil Cruz. Re gracioso porque me tomé el colectivo en Purmamarca y ahí pensaba en cómo nos íbamos a reconocer.  Pero, bueno, lo obvio, me reconoció ella a mí, me fue a buscar a la parada del colectivo y era la única "gringa" que bajaba.

Fuimos a su casa, ahí cerquita en el pueblo, atrás de la iglesia, casi en el cerro, y me encantó.  Es una señora con una energía increíble, hace mil cosas y re militante de los derechos de los pueblos, me enteré con ella del laburo de las Warmis de Abra Pampa. Trabaja con pequeñas cooperativas de la zona, con los microcréditos, resaltando siempre la dignidad de lograr algo estando organizados.  Y lamentaba mucho el desarraigo de los que se van a las ciudades buscando mejores oportunidades.  Me encantó un comentario suyo: "¿Qué vamos a hacer en Buenos Aires nosotros, ojotudos?", por esas sandalias de caucho que usan todo el tiempo y que son uno de sus rasgos. Y más tarde un vecino me contó una anécdota de cuando vino a Buenos Aires a comprar ropa barata para vender allá, resulta que él estaba muerto de miedo de estar en la gran ciudad, "con lo que cuentan en la tele de las cosas feas que pasan", y encima con toda la plata encima, y resulta que al rato de andar se da cuenta de que la gente cruzaba la calle cuando él se acercaba o lo esquivaba, y era por discriminación "nomás", morocho, norteño y con equipo de gimnasia, portación de rostro que le dicen.

Esa noche hicieron un asadazo de llama y re lindo porque Polo, el marido, es sikurero y le estaba enseñando a una de sus hijas.
Polo preparando el asado
Polo sikuriando con su hija


Polo y su hermano, sikureros





































Al otro día desayunamos las famosas tortillas de Doña Gil (parece que es famosa en el pueblo que venían los vecinos a comprarle) y después fuimos "al campo", o sea, a donde tienen sus cultivos en un paraje a unos pocos kilómetros donde Meco, su hijo mayor, estaba a cargo.  Qué increíble, en semejantes alturas lograr esos verdes.  De todos tenían, papas, habas, zanahorias, maíz,...  Y re lindo cuando caminando probé, por fin, la dichosa pasacana, la fruta del cardón que conocía de la canción (...pasacana, la fruta del coya, manjar de los runas, la miel del pastor...). 
Doña Gil amasando tortillas
¡riquísimas las tortillas de Doña Gil!
Susques: la casa de Doña Gil emerge del cerro
cultivos en Susques
Meco, el hijo mayor, a cargo de los cultivos
¡qué rica la pasacana!
cultivos en Susques
Y a la tarde nos la pasamos de "invitaciones" (distintas familias invitan a la comparsa a bailar a su casa y dan bebida para todos) ya que era el último sábado de carnaval y resulta que Doña Gil era ¡presidenta de la comparsa!
carnavaleando en Susques
Polo anatero de la comparsa
"¿y qué vamos a hacer nosotros en Buenos Aires, ojotudos?"
carnavaleando en Susques
Al otro día, medio amanecida, me llevó a conocer la Iglesia y el Cementerio, tan característicos del pueblo.  Almorzamos otro asadito y me tomé el colectivo de vuelta a la Quebrada. Muy, muy lindo, seguramente vuelva a la fiesta patronal del 23/1 o a hacer lo mismo en otras comunidades más chicas de la zona.   
Antigua Iglesia de Susques
Vicky chocha
Acá más fotos de este viaje
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

1 comentarios:

  1. Te felicito!! excelente experiencia de vida con esa gente que tanto he sabido apreciar en cada viaje que hago al norte. Saludos Martin de florida Uruguay ...

    ResponderEliminar