Huachichocana

Después del vueltón puneño me quedé nuevamente en la Quebrada (esta vez noté mucho la diferencia con la fría y árida Puna).  Desde Humahuaca fui a Purmamarca donde había quedado con Carlos, el guía, para hacer una caminata por Huachichocana y otros parajes, hacia el oeste, y ver unas cuevas con pinturas rupestres de hace miles de años, testimonio de la vida en esos lugares (puntualmente ese camino era la ruta hacia los salares al oeste).  Muy lindos lugares pero la anécdota es que no pudimos ver las pinturas ya que el tremendo "volcán" ( así le dicen en la zona a los aludes de barro y piedras que se generan con las crecidas de los ríos en el verano) había tapado todo, buuhh..., por el mismo motivo tampoco pudimos volver bordeando otro cerrito, así que volvimos por el mismo camino. 
Huichaira
Hornillos
Purmamarca
cardonales semienterrados por el volcán (=alud de barro y piedras) que hubo en el verano
Huachichocana
escuela de Huachichocana
¡qué lindoooo!
Huachichocana: en esas cuevas hay pinturas milenarias, lástima que el "volcán" tapó el acceso...
Huachichocana: cueva 3 
Huachichocana
Huachichocana
puestos en Huachichocana
puesto (=casitas con lo mínimo donde pasan algunos meses según convengan las pasturas para los animales) en Encrucijada
Encrucijada
Tascal
Cae la tarde en Huachichocana
alto frío hace a la noche...
Y el sorpresón fue que al regresar a la escuelita de Huachichocana, desde donde arrancamos, luego de más de 6 horas de caminata, ¡no estaba el remis que nos había llevado desde Purmamarca y que se había comprometido a volver a buscarnos!  Así que otra hora y media de caminata hasta la ruta, ya plena noche, haciéndole señas a los pocos que pasaban, hasta que por suerte un bondi que venía de Susques nos llevó al pueblo.  Y de ahí, vuelta a Humahuaca recontracansada, ja, ja.
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario