al Abra de la Cruz por Casillas

Y al otro día el gran viaje, ¡al Abra de la Cruz! Que es uno de los lugares por los que se atraviesan los cerros (eso es un abra, o un paso, recuerdo que una vez que pregunté porque no sabía bien qué era un abra me dijeron "es el punto más alto a donde el hombre puede llegar para atravesar un cerro"), en este caso la Sierra de Zenta que sirve de límite con Salta.  Del mismo modo que para ir a Iruya hay que atravesar el Abra El Cóndor y se entra a Salta, así hay varias otras abras en el límite de Salta y Jujuy hacia el norte, hasta el límite con Bolivia, y la primera al norte de la que va a Iruya es el Abra de la Cruz.
Abra de la Cruz

Raúl (0388 15 502 8501) me pasó a buscar temprano por el alojamiento. Al principio el camino es como quien va a Iruya, salimos de Humahuaca al norte por la ruta 9 y luego al noreste hasta Iturbe y ahí nomás el camino se abre, por un lado se sigue a Chaupi Rodeo para ir a Iruya y, por otro, el que ahora tomamos, va al norte a Casiilas, pasando por La Cueva y Pueblo Viejo.


Ver mapa más grande
vamos a La Cueva
Iturbe es el último pueblo, a partir de ahí son pequeños parajes -siempre con escuela primaria e iglesia- ubicados cerca y a lo largo del Arroyo de La Cueva que seguramente debe tener su nacimiento a la altura el Abra de la Cruz.  Re notorio como al llegar a cada paraje siempre se ven unos manchones verdes, árboles que evidentemente fueron plantados por los lugareños, quizás para tener un  poco de sombra y protección del viento.
Y ya se empezaban a notar los primeros verdes de los cultivos que cosecharían en el verano.
saliendo de Iturbe
Impresionante la cantidad de vicuñas que vimos en todo este recorrido, más y más a medida que nos acercábamos al abra (ellas que andan tan "a su aire" en las alturas puneñas).  Tan lindas que son, gráciles y elegantes, codiciadas por su fibra tan exquisita y por lo mismo protegidas, casi hipnotiza verlas, tan llamativas en un ambiente tan hostil, que recuerdo cómo me bajó a tierra el comentario de un lugareño que pasaba que nos comentó que para ellos son como una plaga porque les comen las pasturas y les transmiten enfermedades a sus animales domésticos, cabras, ovejas y llamas, de los que se ocupan especialmente.  Justamente para incorporar a las vicuñas a las comunidades, y darles un aprovechamiento sustentable es que se están volviendo a realizar los chakus, las esquilas al modo ancestral que no implican ninguna violencia hacia el animal y les reditúa a la comunidad con su fibra, una de las más cotizadas del mundo.

Y a medida que avanzábamos y tomábamos más altura (y se hacía más difícil para el lugareño la agricultura) empezamos a ver también enormes tropas de llamas, "el" animal doméstico para la vida puneña.
vicuñitas cerca de Iturbe
de Iturbe a La Cueva
La Cueva
por algo se llama La Cueva
re loco ver vacas en esos lugares
Iglesia de Pueblo Viejo
Pueblo Viejo
saliendo de Pueblo Viejo, las típicas casas andinas con habitaciones que dan a un patio central
Ramón el llamón
Saliendo de Pueblo Viejo, el camino era cada vez más feo, apenas marcado, prácticamente sin carteles que indicaran dónde estábamos o cuánto faltaba para llegar a algún lado, total soledad puneña, cuando vemos unas construcciones "blancas" (¡cómo sobresale el blanco de la civilización occidental sobre el marrón adobe de las construcciones locales!) que resultaron ser la escuela e iglesia de Casillas.  Y resulta que se asoman dos albañiles que habían estado trabajando en la escuela y que estaban esperando que los pasaran a buscar.  Cuando nos vieron pensaron que éramos nosotros, quién más iba a andar por esos caminos, así que seguirían esperando o si no se volverían caminando (ya una vez se habían "olvidado" de ir a buscarlos en un paraje remoto...).
Casillas
Dejamos Casillas, ya más cerca del Abra de la Cruz, y el camino seguía muuuy feo y en algunos lugares directamente estaba cerrado con tranqueras que abríamos y cerrábamos cada vez, y al rato nos enteramos, al conversar con una gente de ahí que nos pidió que los acercáramos a un "puesto" al que iban a pasar unos días cuidando los animales (nunca dejo de asombrarme al ver gente viviendo, y por generaciones, en lugares tan alejados e inhóspitos), que el camino por el que veníamos ya casi no se usa y nos recomendaron que en el Abra agarráramos para volver otro que va a Iturbe pasando por Miyuyoc (que, efectivamente, está muuuy bueno).  Igual, ¡buenísimo haber ido por ahí!

Ver mapa más grande
pircón
ovejas en Casillas
vicuñitas llegando al Abra de la Cruz
llegando al Abra de la Cruz
bosteaderos de vicuñas
Increíble cómo se "sentía" la altura llegando al abra, como si el aire fuera más pesado, y ¡un frío! sacaba las manos por la ventanilla de la camioneta para sacar fotos y se me congelaban los dedos, tremendo, y eso que era la una de la tarde... No tengo el dato exacto pero leí que anda por los 4800 msnm ese abra.
Abra de la Cruz
llegando al Abra de la Cruz
llegando al Abra de la Cruz
llegando al Abra de la Cruz
llegando al Abra de la Cruz
A esa altura el camino estaba bastante bueno, se nota que se usa tanto para ir a Humahuaca por Miyuyoc e Iturbe como para seguir a otros parajes, ya en territorio salteño.
¡quiero ir a todos esos lugares!









Cuando finalmente llegamos al Abra estaba con muchísimas nubes y no sabíamos si se largaría alguna tormenta así que pegamos la vuelta (quedará para otra la continuación hasta Rodeo Colorado) a ver qué tal el camino por Miyuyoc.
¡en el Abra de la Cruz!
en el Abra de la Cruz
volviendo del Abra de la Cruz
Al rato paramos y nos mandamos un almuerzazo, sanguchitos de palta, queso de cabra y tomate... ¡faltaba el vinito nomás!  Todo coronado con la vista de unos cóndores que andaban re cerca.
almuerzazo en la altura
el cóndor pasa
Volviendo vimos una gran vega y la recorrimos un rato, impresionante ver brotar el agua desde quién sabe dónde, agua que quizás será el nacimiento de alguno de los ríos de la zona.  Y que permite esos pequeños oasis donde seguramente "pastearán" cabras, ovejas, llamas y vicuñas.
vega volviendo del Abra de la Cruz
increíble ver el agua brotar
¿cómo llegaron ahí esos piedrazones?
llamitas puneñas
Efectivamente muy bueno estaba el camino de vuelta por Miyuyoc, nada que ver con el otro.  Me hizo acordar a Varas ver los cultivos en las laderas de los cerros.
llegando a Miyuyoc
  Miyuyoc
Y re notorio cuando "bajamos" a los 2950 msnm de Humahuaca que ya se hacen cada vez más abundantes los cardones y churquis.
cardonales llegando a la Quebrada
llegando a Humahuaca
Humahuaca: Torre de Santa Bárbara y Monumento
Y, ¡reee lindas las florcitas de cardón!  Nunca me canso de verlas, ¡hermosísimas!
cardones floridos en Humahuaca
florcita de cardón
florcita de cardón
florcita de cardón
            florcita de cardón               












Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

3 comentarios:

  1. Vicky estoy tan feliz y orgullosa de haberte conocido y poder seguir leyendote !!!! Como quisiera acompañarte en uno de esos viajes! Seguí compartiendo, gracias. Abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oly! Dale, venite y salimos, ¡hay tanto por conocer! beso

      Eliminar
  2. Vicky estoy tan feliz y orgullosa de haberte conocido y poder seguir leyendote !!!! Como quisiera acompañarte en uno de esos viajes! Seguí compartiendo, gracias. Abrazo enorme

    ResponderEliminar