Tabladitas. Potrero de la puna. Cangrejillos.


Me tomé un día de descanso quebradeño y después salimos con Raúl (0388 15 502 8501) a recorrer la puna al este de Abra Pampa.

Ya que estábamos, de pasadita entramos a visitarla a Clarita en Hornaditas, ahí nomás, 20 minutos al norte de Humahuaca sobre la ruta 9.  Pobre, estaban ella y Gaby sin dormir porque se habían pasado la noche regando.  Y regar para ellos no es como nosotros en la ciudad que abrimos la canilla, apuntamos la manguera y listo.  No, allá implica redireccionar el agua que viene en turnos programados cada tantos días desde las acequias.  Y justo desde el día anterior hasta ese día a las 10 de la mañana le tocaba a su casa, hasta dentro de 12 días, increíbles esos ritmos...  Recorrimos un rato sus cultivos (habas, choclos, papa,...), tomamos un mate cocido y seguimos viaje a la puna.
la casa de Clarita se mimetiza con el lugar
los cultivos de Clarita
¡Cómo me gusta el tramo tan colorido entre Azul Pampa y Tres Cruces!  Una locura esos cerros...
puna colorida
puna colorida
puna colorida
puna colorida
Re loco cuando al llegar a Abra Pampa vemos en una esquina que estaban ordeñando una burra.  Y al ver con más detenimiento, resulta que era ¡un "puestito"!  A la cría le habían tapado la boca para que no mame y la gente hacía cola para tomar leche de burra recién ordeñada, que parece que tiene muchas propiedades.
ordeñando a la burra
tomando leche de burra fresquita

Ver mapa más grande
En Abra Pampa dejamos el asfalto y nos metimos por un desvío al este y al rato de andar llegamos a Tabladitas, un paraje apenas pero que estaba muy animado porque en la escuela iba a empezar la fiesta de fin de curso.  Gente súper amable que nos invitó a quedarnos.  Y a pesar de ser una escuela con sólo once chicos, el maestro se las ingenió para hacer varios números y destrezas varias. Una curiosidad: había un chiquitín de unos tres años con el pelo largo y para mí era una nena pero no, era un nene al que, por tradición, no le habían cortado aun el pelo, resulta que aun conservan la costumbre ancestral del Chujchurujtu que consiste en que a los chicos no les cortan el pelo sino hasta los 4/5 años en que hacen una fiesta con parientes y vecinos que le dejan dinero o regalos "a cambio" de un mechón de su pelo.

Un buen rato estuvimos con ellos, incluso después del acto nos invitaron al Almuerzo Comunitario.  Y nos enteramos de que se organizaron como Comunidad pero no "Colla" como las de la región, sino "Toara" que parece que eran los que originariamente habitaban ese lugar.  Y nos invitaron a ir en febrero que hacen el Festival de la Llama.
Tabladitas
iglesia de Tabladitas
fin de curso en Tabladitas


fin de curso en Tabladitas                 
fin de curso en Tabladitas

Después de comer nos fuimos pa'l norte, hacia Potrero de la Puna.
saliendo de Tabladitas
Re tentador el desvío para ir a Casillas, un paraje hacia el este casi en el límite con Salta.  Pero mejor que no fuimos porque después nos comentaron que ese camino está horrible...
desvío de Rumi Cruz a Casillas
Alucinantes las pircas enormes que veíamos a cada rato.
piiircones
de Tabladitas a Potrero de la Puna
A la hora más o menos llegamos a Potrero de la puna, un caserío con escuela e iglesia y con casas dispersas con sus cultivos alrededor (¡y muuuchas llamas!).
iglesia de Potrero de la Puna
puneños futboleros
vega en Potrero de la Puna

llamerío en Potrero de la Puna
¡hola llama!
¡portate bien!

llama y teke                                     



 



















llamerío en Potrero de la Puna
Seguimos al norte y fuimos a dar a La Redonda, otro paraje de pocas casas de adobe y muuuchas llamas...
por la puna
La Redonda
La Redonda
hartas llamas en La Redonda
amamantando
llamitas en La Redonda

Y al rato llegamos a Cangrejos (vaya uno a saber el porqué del nombre, probablemente hayan encontrado cangrejos en alguna acequia como en el Puente del Diablo).
Cangrejos
iglesia de Cangrejos

Ver mapa más grande
Unos kilómetros después llegamos a Cangrejillos donde en su arbolada plaza nos hicimos unos sanguchitos.  En eso se nos acerca un señor, un campesino anciano vestido con barracán (es un modo de trabajar la lana de oveja con las que antiguamente los lugareños se hacían pantalones y abrigos, hoy ya es muy raro verlo).  Y se ve que estaba con ganas de hablar y se puso a contarnos de cuando era chico e iba con su papá, caminando varios días a lomo de mula, a las zonas subtropicales, llevando papas y sal y trayendo naranjas a la árida puna. Buenísimo, de esos momentos mágicos e inolvidables de los viajes...
Cangrejillos
iglesia de Cangrejillos
Y de Cangrejillos le metimos al oeste y en una hora estuvimos en La Intermedia, en la ruta 9, y vuelta a Humahuaca.
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

1 comentarios:

  1. Que hermoso lugar, pura maravilla; una caricia al alma. Gracias por compartir tus bellas fotos con todos nosotros.

    ResponderEliminar