Yavi, Yavi Chico y Laguna Colorada

La mamá se prendió a este viaje porque hace tiempo que se le había puesto conocer Yavi.
detalle de la Iglesia de Yavi
No se a raíz de qué pero estaba obsesionada con ir.  En principio pensaba que fuéramos como cuando ando yo sola, colectivo a La Quiaca y algún taxi compartido de ahí a Yavi, pero me decidí por gastar un poquito más y contratar a alguien que nos lleve todo el tiempo desde Humahuaca, y de paso conocer otros lugarcitos.  Así que lo contacté a Raúl (0388 15 502 8501) y allá fuimos

Re lindo el camino por la ruta 9 de Humahuaca al norte, sobre todo el tramo hasta Tres Cruces, primero acompañados de churquiales y cardonales al salir de Humahuaca y luego, a medida que íbamos subiendo en altura (en Tres Cruces la ruta llega a 3800 msmn), ya no se ve nada de vegetación y puros cerritos pelados y coloridos.
cardonales saliendo de Humahuaca
Azul Pampa
Un lugar que es un imán para mirar es el famoso Espinazo del Diablo donde por movimientos geológicos quedaron por encima de unos cerros unas piedras redondeadas que hacen de vértebras de esa "columna" sobre unos "abanicos" en mil distintos tonos de verde.
el Espinazo del Diablo
el Espinazo del Diablo
vicuñitas
Antes de ir a Yavi fuimos en La Quiaca al local de la APP (Asociación de Productores de la Puna) para conocer su funcionamiento.  Ahí es donde tienen la planta de chacinados de carne de llama, faenada de animales de socios de la asociación, todo perfectamente organizado, con sus profesionales veterinarios y asesoramiento del Inta.  Impactante la pasión y garra que ponía Martina, su presidenta, una lugareña más, que nos contaba las corridas que estaba teniendo, en pleno cambio de gobierno, para lograr una firma que les permitiera continuar con su funcionamiento.  La verdad, para sacarse el sombrero esta gente...  Y, por suerte, cada vez se consiguen más en Jujuy y Salta esos chacinados, y están trabajando para tener habilitación de Senasa y poder comercializar en todo el país. ¡Ojalá lo logren pronto!
la carnicería de la APP
preparando los embutidos de llama
Y de La Quiaca fuimos al este unos pocos km y nos metimos por un desvío que lleva a la Laguna Colorada donde queríamos ir a ver los petroglifos.  Antes de llegar a la laguna (bueno, "laguna", fui tres veces y siempre era un descampado sequito, capaz que con las lluvias de verano en febrero tenga algo de agua...) se ve la serranía llamada Ocho Hermanos que son varios cerritos uno al lado del otro con unas ondulaciones muy particulares y a cuya base está la laguna (hace unos años encontré una leyenda sobre su origen).
Cerros Ocho Hermanos
en la Laguna Colorada
la Laguna Colorada
Dejamos la camioneta y seguimos la huella hasta llegar a las piedras lajas al borde de la laguna, en las que están grabados los petroglifos.
¿venís Miguel?
los petroglifos de la Laguna Colorada
Muchos y muy buenos los petroglifos.  Lástima que ni se los cuida ni hay ningún cartel con una mínima explicación.
los petroglifos de la Laguna Colorada
los petroglifos de la Laguna Colorada

los petroglifos de la Laguna Colorada


los petroglifos de la Laguna Colorada
la mamá me espera sentada...
De la laguna enfilamos para Yavi, ese pequeño oasis en la árida puna que tuvo su esplendor en la época de la Colonia ya que por ahí pasaba el camino al Alto Perú.  Buscábamos algún lugarcito para almorzar pero todo cerrado en temporada baja...  Dimos varias vueltas y terminamos en la Hostería que tenía pinta de cara pero nada que ver, comimos un rico menú y nos enteramos de que incluso el alojamiento no es nada caro.  Recorrimos el pueblo  con sus casitas de adobe y fuimos a visitar la Casa del Marqués (en realidad un título comprado en 1708 por un muy próspero comerciante que lo obtuvo por favores a la Corona española) que ahora es un Museo que recrea la época del marquesado.
Yavi y sus casitas de adobe
la Casa del Marqués de Yavi
la Casa del Marqués de Yavi
la Casa del Marqués de Yavi










Enfrente de la Casa del Marqués, en lo que era su capilla, está la Iglesia de Yavi, muy austera en su exterior y muy exhuberante en su interior.  Es de las más parecidas a las que se ven en Perú y Bolivia, con sus retablos barrocos recubiertos de oro y pinturas cuzqueñas.  Y lo más impactante, sus ventanas hechas con ónix blanco que deja pasar la luz.  Muy, muy, bonita esa iglesia.
Iglesia de Yavi
Iglesia de Yavi
Iglesia de Yavi
Iglesia de Yavi
Iglesia de Yavi

De ahí fuimos a Yavi Chico, un paraje a 4 km al norte, bien al límite con Bolivia, donde la comunidad hizo un Museo con objetos que fueron encontrando en los alrededores, sobre todo piezas de cerámica y piedra de las antiguas culturas que habitaron la zona.   
llegando a Yavi Chico
el museo de Yavi Chico
el museo de Yavi Chico
el museo de Yavi Chico






el museo de Yavi Chico
















Y nos cruzamos a conocer la Escuela de Frontera donde charlamos con el maestro, re macanudo, que nos contó cómo hace años, para establecer mejores lazos con la comunidad, tomaron como eje pedagógico el tema del Maíz.  Un hermoso lugar...
la escuela de Frontera de Yavi Chico
la escuela de Frontera de Yavi Chico
Cuando salíamos nos hace señas una señora que iba a La Quiaca al dentista.  Ella era de Yanalpa, un paraje boliviano que está "ahicito" nomás, cruzando el río, y del cual incluso, van muchos chicos a la escuela de Yavi Chico.  Como la pobre estaba tan dolorida le di una tira de Ibuprofeno que tenía y, como no le quise cobrar, me dio su bolsa con mote, el "avio" como le dicen a la bolsita con comida que llevan siempre consigo.  En principio le dije que se la quedara pero insistió, aparte dijo que se lo iba a dar a su hija que vive en La Quiaca pero que ya se dio cuenta de que ella, "como vive en la ciudad", ya no lo quiere y se lo da a las gallinas.  Así que nos volvimos a Humahuaca comiendo el mote de Doña Lucía!
¡qué rico el mote!
vivan los cerros pintarrajeados...
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

4 comentarios:

  1. tu organizas excursiones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No, organizar no, por ahora sólo viajo... Pero sí te puedo dar información. Si querés dame una idea de por dónde pensás andar y te puedo indicar más o menos cómo lo podés organizar. Y fijate arriba a la derecha donde dice "Recomendados", que están los contactos de varios guías y agencias con los que me suelo manejar. Saludos y buen viaje!

      Eliminar
  2. buenisimo! gracias por tu buena onda. En cuanto tenga mas o menos definido que me gustaría visitar, te pediré algunos consejillos útiles. Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, claro, avisame y encantada de ayudarte en lo que pueda!
      o escribime a viyened@yahoo.com.ar

      Eliminar