De Cochinoca a Pirquitas

Despuès de semejante experiencia en Santa Catalina, volví a La Quiaca para salir por unos días a recorrer la puna.  Como el año pasado, coordiné con Esteban y nos juntamos con Juan en Abra Pampa.  Compramos agua, frutas, galletas y queso y ¡empezamos el periplo puneño!  Yo había elegido el recorrido viendo con curiosidad el mapa de la puna jujeña, eligiendo ansiosa lugares nuevos para salir a conocer...  En principio, saliendo de Abra Pampa al oeste, hacia la ruta 40, se podía ir por la ruta 11 pero yo quería conocer Cochinoca así que fuimos por la ruta 71 y llegamos a Cochinoca, un pueblito con casa de adobe (¡y varias iglesias!) fundado en 1602.
Cochinoca
Iglesia de Santa Bárbara en Cochinoca
De Cochinoca fuimos al sur por la ruta 74.  Primero llegamos a Doncellas, un paraje puneño donde no faltan, como en tantos, iglesia y escuela.  Poco después pasamos por Aguas Calientes y luego en Rachaite paramos y almorzamos.
llamitas camino a Doncellas
de Doncellas a Rachaite
¡re lindos los protectores de árboles de Rachaite!
Almuerzo en Rachaite
Al salir de Rachaite, unas señoras nos pidieron si podíamos llevar a unos chicos que salían de la escuela a su casa, "arriba", ¡y vaya si era alto el lugar a donde iban! era una casita prácticamente a 4000 msnm, con sus cultivos en terrazas, ahí nomás del Abra de Rachaite.
Abra de Rachaite
allá esta la casa donde iban los chicos que llevamos de Rachaite
¡Nunca había visto tan de cerca los suris! los primos puneños del ñandú...

suris puneños
hermosas las llamitas puneñas
En Guayrasul, apenas un paraje, tomamos la ruta 40 hacia el norte y después de atravesar el Abra Grande (4430 msnm) llegamos a Coyahuayma donde empezamos a averiguar donde pasar la noche. 
llegando a Coyaguayma
No encontramos nada así que seguimos al norte hacia Pirquitas (4200 msnm, una de las localidades más altas del país) donde conseguimos pasar la noche en un salón de la iglesia que por suerte tenía camas.
llegando a Pirquitas
Y para conocer ya que estábamos ahí, nos fuimos hasta la Mina Pirquitas, a unos 5 km.  Sólo pudimos llegar hasta la entrada, no nos dejaron pasar...  
en la Mina Pirquitas
Y a la noche le pedimos a una señora de un almacén si nos podía preparar una cena y comimos una rica milanesa con ensalada y sopa...
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario