A Mecoyita y vuelta a Jujuy por Abra Lizoite

El último día de este periplo de cuatro fuimos de Pucará San Roque a Mecoyita -y nos cruzamos hasta Mecoya en Bolivia- y de ahí ya emprendimos la vuelta a la ruta 9 en Jujuy por el Abra Lizoite.
adobe y tejas en Mecoyita
Amanecimos en la escuela de Pucará, nos hicimos unos tecitos en la enorme cocina y empezamos a cargar las cosas en la camioneta que ya estaban limpiando la escuela para empezar las clases en un rato.  Ahí conocimos a maestros del primario que no habíamos visto la tarde anterior cuando llegamos (cuando sí charlamos con profes del secundario).  Nos contaban que varios de ellos son de la zona de Orán, Pichanal, Tartagal y que, a pesar de tener que cruzar un par de veces la frontera, les conviene llegar a Pucará por el camino que va Tarija, en Bolivia, hacen aduana en Bermejo y vuelven a entrar en Mecoyita.  Eso al principio y fin del ciclo lectivo, o alguna que otra vez que vuelvan a sus casas, porque durante el año están albergados en los parajes donde dan clases.  Y con tanto andar, uno de ellos me mostró una aplicación (maps.me) que está buenísima si no se tiene gps, que permite descargarse mapas al celu y consultarlos off line.  Es que el gran tema en esos lugares es la falta de señal de celular.
cantando Aurora en la escuela de Pucara San Roque
Será cosa de todos los días en la ciudad, pero ¡qué emoción ver a los chicos izar la bandera y cantar Aurora!  Mientras entraban a la escuela, todavía se veía llegar a varios que venían caminando desde sus casas en los cerros.
Salimos de Pucará hacia el norte.  Cruzamos el río y empezamos a subir el cerro por ese caminito que tan claro vimos al llegar.
saliendo de Pucara San Roque

Ver mapa más grande  

El camino es bastante de cornisa.  Empezamos a subir los cerros y mirando atrás se veía Pucará y el camino que sube y va, a la izquierda a Santa Victoria y a la derecha a Santa Cruz (por donde habíamos llegado el día anterior).
de Pucara San Roque a Mecoyita
dejamos atrás Pucara San Roque
de Pucara San Roque a Mecoyita
desde lo alto vemos el camino que sube desde Pucara San Roque y, hacia la izquierda, va a Santa Victoria (el de la derecha es por el que vinimos desde Santa Cruz)
Cuando dejamos de ver la zona de Pucará, se veía adelante el camino que iba a Mecoyita.  Parece que esa zona es más baja que la de donde veníamos porque, si bien era pleno invierno, se veía mucha más vegetación en los cerros.
de Pucara San Roque a Mecoyita
de Pucara San Roque a Mecoyita
llegando a Mecoyita
En poco más de una hora desde que salimos de Pucará llegamos al paraje Mecoyita.  Lo más loco de todo fue cuando, siguiendo el camino, llegamos a un río que resultó ser ¡la frontera! De este lado estábamos en Mecoyita, Argentina, y cruzándolo, en Mecoya, Bolivia.  Obviamente que cruzamos el río y pasamos del otro lado. 
 Mecoyita
Mecoyita, en la frontera con Bolivia que está del otro lado del río.  Esas casas ya están en Bolivia
el río es la frontera con Bolivia: de un lado es Mecoyita en Argentina y del otro Mecoya en Bolivia
en Mecoya, Bolivia
Desde ya que no había muchas diferencias entre ambos parajes.  Lo que sí, en Mecoya me llamó la atención que los techos eran de tejas, no de paja como en las alturas argentinas.  Apenas cruzamos nos encontramos con una señora, bien "boliviana" con sus pollera colorida y oro en los dientes, con la que nos pusimos a conversar.  En varios lugares nos pasó que mucha gente nos preguntaba y medio se extrañaban de que sólo anduviéramos conociendo.  Y re orgullosa nos decía que sigamos hasta donde está la escuela.  Nosotros estábamos medio inseguros por si nos agarraba la policía boliviana y no teníamos un ingreso al país declarado.  Pero nos aseguró que no, que hasta la escuela no había problema, después sí, no nos recomendaba avanzar sin papeles.
notorio como en Mecoya los techos son de tejas
De nuevo me llamó la atención el verde siendo pleno invierno.  Se me ocurre que debe ser calurozón en épocas más templadas.  Pasamos un puente y ahí estaba la escuela, bastante grande.  Nos bajamos, entramos, la recorrimos un poco por fuera pero esta vez los maestros ni bola nos dieron, se ve que estaban muy ocupados con sus clases.  En la cancha de básquet Juan se puso un rato a jugar con los chicos, fuimos al baño y al rato pegamos la vuelta.
Mecoya, Bolivia
la escuela de Mecoya, Bolivia
Mecoya, Bolivia
Nuevamente cruzamos el río-frontera para entrar a Argentina y en la vuelta vimos a lo lejos la escuela de Mecoyita que también tiene secundario según nos habían contado.
cruzando el río para volver a Argentina
la escuela de Mecoyita (con Secundario)
En el camino de vuelta llevamos a un señor que nos hizo dedo.  Me acuerdo cómo a cada rato contaba "pensar que este camino lo empezamos nosotros a pico y pala", se ve que estaba muy impactado recordándolo.  Y eso pasa mucho, que los caminos los empiezan a pulmón los lugareños y después Vialidad se los mejora y mantiene.   Y nos hizo ver al frente un cerrazo que era Trigo Huaico y donde se veía clarita la treeeemenda bajada que me tocó hacer en mayo.  Evidentemente era altísimo...  Mirando al sur, delante de él está Santa Victoria y por detrás Nazareno.
de Mecoyita a Pucara San Roque
de Mecoyita a Pucara, vemos la tremeenda bajada a Trigo Huaico
Volvimos a Pucará pero esta vez pasamos de largo y tomamos el camino que va a Santa Victoria Oeste.
llegando a Pucara desde Mecoyita
desde Pucara San Roque sube el camino que va a Santa Victoria
dejando Pucara San Roque
de Pucara San Roque a Santa Victoria
de Pucara San Roque a Santa Victoria
En una hora y pico llegamos a la ruta que va a Santa Victoria.  Entramos al pueblo, almorzamos en un comedor frente a la plaza, descansamos un poco y pegamos la vuelta a Jujuy por Abra Lizoite.

Ver mapa más grande
llegando a Santa Victoria
llegando a Santa Victoria
Santa Victoria Oeste
Santa Victoria Oeste
Santa Victoria Oeste
Santa Victoria Oeste
El camino a La Quiaca desde Santa Victoria está muy bueno.  Es que es muy usado por los lugareños que va a abastecerse a La Quiaca.  De otras veces que fui, se que las camionetas salen a las cuatro de la mañana de Santa Victoria, llegan a La Quiaca a eso de las ocho de la mañana, la gente hace sus trámites y, sobre todo, las compras en el Mercado, y a eso de las dos de la tarde vuelven recontracargadas y están llegando a Santa Victoria a eso de las seis de la tarde.

Eso sí, es un camino por el que se pasan tres abras para llegar finalmente a la puna jujeña. Una que no me acuerdo cómo se llama, luego Abra Colorada y después Abra Lizoite que es finalmente el ingreso a Jujuy y su puna.  Y así, entre subidas y cerrazos íbamos viendo corrales, puestos, antiguas huellas y re impresionante cuando, desde un lugar re alto, mirando al sur se veían los cerros rojizos de la zona de Campo La Paz.
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite, ¡empezamos a subir!
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite, clarito como el camino se hizo siguiendo una antigua huella
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite, se ven los cerros rojos de Campo La Paz
antiguos corrales en el camino de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
el Cerro Campanario, en el camino de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
las camionetas que vuelven a Santa Victoria cargadas desde La Quiaca














puesto en camino de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
En un momento vemos un desvío, resulta que era para ir al norte a empalmar con Vizcachani, por donde habíamos entrado a Salta el día anterior.
por la derecha se empalma a Vizcachani, a la izquierda seguimos a Lizoite
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite, vista del Cerrro Campanario
fresquito en las alturas...
¡me tienta a tocarlo!
Un poco antes de subir al Abra Lizoite, se ve a lo lejos el paraje Lizoite y un poco más adelante el camino que llega de ahí y empalma con la ruta.
vista del paraje Lizoite en el camino a Jujuy
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
de Santa Victoria a Jujuy por Lizoite
el ingreso al paraje Lizoite
el subidón al Abra Lizoite
Finalmente llegamos al Abra Lizoite. ¡Tremenda apacheta hay!  Obviamente paramos, chayamos, miramos y le agradecimos a la Pacha por estos cuatro días alucinantes en los que conocimos tantos lugares y gente.
Abra Lizoite
carteles en Abra Lizoite
en Abra Lizoite, despidiéndome de los Valles de Altura salteños
Desde ahí es casi una hora más, ya por la puna jujeña, hasta llegar a La Quiaca y luego un poco más de dos horas hasta Humahuaca.
vista desde Abra Lizoite a la puna jujeña
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario