Fiesta Patronal en Susques

De La Rioja me tomé un cole a Jujuy y de ahí directo a la puna, a Susques (3800 msnm), ya que, por el viaje del año anterior, sabía que el 23/1 celebran su Fiesta Patronal y hay hartas bandas de sikuris.  Llegué un par de días antes, me alojé en La Vicuñita, un lugar sencillo y bien ubicado cuyo dueño es chef y cocina de maravillas.  

Y, efectivamente, esa Fiesta es de esas bien populares, muy sentidas por los lugareños (y hasta de pueblos vecinos llegaban a "saludar" a la Virgen de Belén), que no devinieron en espectáculo lucrativo/mediático.

Desde el día anterior, el 22, se podía ver cómo las Bandas de Sikuris (Sikuri es el que ejecuta el sikus, instrumento de caña -en sus orígenes de hueso- eminentemente andino, y que se toca en grupos cuyas melodías se "responden" en un diálogo musical, generalmente en Fiestas Patronales) llegaban frente a la Iglesia a tocar melodías dedicadas a la Virgen de Belén.  Lo más loco es que al mismo tiempo en que los sikuris tocaban frente a la Iglesia, a un lado se había abierto la boca de la tierra y ¡ofrendaban a la Pachamama!  Tremendo sincretismo...  Y tanta gente fue después a la misa que tuvieron que poner asientos afuera.  

Y, como en todas la celebraciones norteñas, la noche anterior a la Fiesta Patronal se festeja "la víspera", para lo que durante la tarde se empezó a juntar tola, el arbusto puneño que les sirve de leña, porque por más que era enero hace un frío tremendo a la noche (en invierno es tal el frío que en esa zona las vacaciones escolares largas son en mayo, junio y julio, en enero estaban en plena época de clases).  Y a la noche las Bandas de Sikuris se alternaban para tocar frente a la Iglesia, había incluso bandas de pueblos chilenos, y la gente bailaba alrededor de la Banda (no es tan sencillo porque al terminar un melodía, de golpe se dan vuelta y empiezan a dar vueltas en sentido contrario, yo me quedaba pagando, ja, ja).  Todo muy alegre, festivo pero no estridente.  

Al día siguiente, el 23 mismo, se hizo una misa (en la calle) y acto con todas las autoridades, y luego una procesión por todo el pueblo al son de las bandas de sikuris.  Y esa misma tarde me volví en colectivo a la Quebrada por la hermosísima Cuesta de Lipán.
Iglesia de Susques
callecita de Susques 
sikuris veneran a la Virgen de Belén en Susques
Susques: misa por la Patronal
sikuris veneran a la Virgen de Belén en Susques
 

de otros parajes peregrinan a Susques por la Fiesta Patronal
sikuris en la Fiesta Patronal de Susques

sikuris en la víspera de la Fiesta Patronal de Susques
sikuris en la víspera de la Fiesta Patronal de Susques



procesión en Susques por la Fiesta Patronal
procesión en Susques por la Fiesta Patronal
sikuris en procesión
Cuesta de Lipán, volviendo a La Quebrada
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

5 comentarios:

  1. sabrias desirme si hay micros desde retiro hasta Susques y cuanto sale?? gracias de antemano

    ResponderEliminar
  2. Juan: Directamente a Susques no hay nada. Tenés que ir de Retiro a San Salvador de Jujuy y ahí hay un par de empresas que salen a Susques. Suelen salir cerca del mediodía, pero te diría que averigues ya que en estos días cambiaban la terminal. El teléfono de Turismo de la Pcia es: 0 800 555 9955. Saludos

    ResponderEliminar
  3. que lindo saca su camara, colores tan vivos, la delicito

    ResponderEliminar
  4. Esta gente vive haciendo fiesta por cualquier estupidez, con tal de no trabajar, yo he recorrido Jujuy con mi marido y son todos vagos, viven de planes sociales del estado; "los empleos que creo nuestra presidente Cristina" la hora de la siesta es sagrada para ellos (se cansan de hacer nada), la atención al turista es malísima, y ni hablemos de ir a comer a algún sitio, hora u hora y media esperando que traigan tu plato. Hasta una mujer en la calle me "insinuó" si no quería una beba de 3 meses porque ella no tenía como mantenerla, que si nosotros la "ayudabamos" con algo de dinero ella nos la daba, Realmente no tengo recuerdos gratos de aquella provincia, que da la impresión de pertenecer más a Bolivia que a nuestro país. Gracias por dar esta posibilidad a los lectores de comentar en tu página.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena, Maite, que tus prejuicios xenófobos te impidan disfrutar de las maravillas, paisajísticas y culturales, de nuestro norte andino...

      Eliminar