De Nazareno a Cuesta Azul, y luego a Santa Victoria por Trigo Huaico

Pasamos la noche en Nazareno, en lo de Don Nicanor (0387 15 539 5567 ), nos hicimos un desayuno ahí nomás con el anafe y partimos tempranito que teníamos un largo día por delante ya que me enteré de que, cosa rara, hay un camino que, hacia el norte, une Nazareno con Santa Victoria Oeste sin pasar por la ruta 9.  Es que habitualmente las tres localidades salteñas, al este jujeño, Iruya, Nazareno y Santa Victoria, se comunican y abastecen con localidades jujeñas sobre la ruta 9 (Humahuaca para Iruya y La Quiaca para las otras dos), pero sin comunicación -vehicular- entre sí. Así que me daba mucha curiosidad este posible camino.
Sierra de Santa Victoria
Pero antes de ir al norte a Santa Victoria Oeste (o "Victoria" como le dicen simplemente los lugareños), fuimos unos kilómetros al sur de Nazareno hasta Azul Cuesta, donde se acaba el camino.

Ver mapa más grande
Salimos temprano de Nazareno y, como todos los días de la temporada seca, de abril a noviembre, ni una nube, un cielazo azul impresionanteTremendos cerrazos rodean el pueblo, re fría la mañana como siempre en la altura pero en un rato se haría presente el sol que lo hace más soportable. 
Nazareno
Nazareno
Bastante grande es Nazareno, pasamos por varios barrios hasta que llegamos al río y de ahí sólo pequeños parajes cada tanto en el camino al sur hasta Cuesta Azul.  Apenas saliendo de Nazareno se empiezan a ver ahí nomás los sectores de cultivo, ya sea algún verde de lo que aun queda por cosechar o el amarillo de lo que se está dejando disecar para almacenar e ir consumiendo durante al año.
saliendo de Nazareno
cultivos en Nazareno
cultivos en Nazareno
de Nazareno a Azul Cuesta
Al rato de andar nos cruzamos con un arriero que vaya a saber uno a dónde iría, con las alforjas de sus burros bien cargadas.  Eso sí, a full con sus auriculares.  Y un poco más adelante el primer bajón del día: la máquina estaba sacando arena y como ocupaba todo el camino tuvimos que esperar casi una hora hasta que terminó.
el arriero va
de Nazareno a Azul Cuesta: la máquina nos detuvo...
Re lindo el camino a Cuesta Azul, en los cerros y entre los cerros, viendo hacia el sur el colchón de nubes que habíamos visto hace unos días desde Vizcarra.
llegando a Azul Cuesta
Y lo más impactante, que nos sucedió todo el día, era ver los incontables caseríos o simplemente casas con sus corrales y cultivos, sobre todo en lugares altísimos.  Nos quedábamos con la boca abierta y a cada rato estábamos "¡mirá!, ¡mirá allá!", incluso haciéndonos chistes de lo increíble que nos resulta que se viva en esos lugares remotos.  Ese día fue la ruta de los parajes altísimos; algunos, los más altos, evidentemente muuuy antiguos y ya en desuso, otros no tan altos, simplemente en lugares más accesibles pero igualmente en las laderas del cerro.  Una locura verlos...
antiquísimos sectores de cultivo
cultivos en los cerros en Nazareno

los costales quedaron en el camino
En un momento viene alguien caminando, habría estado en algún cultivo en el cerro por el que andábamos, y nos pide que lo acerquemos.  Iba con unas bolsas de mercadería, sería algo cosechado, y cuando se bajó más adelante él siguió un caminito por el cerro y dejó las bolsas a un costado.  Seguramente en otro momento las pasaría a buscar con animales o algún vehículo.


Después de varias vueltas entre andenes de cultivo, quebradas (abajo va el Río Nazareno) y cerrazos, llegamos a Cuesta Azul.  Re lindo cuando se va llegando y se ve el pueblo como un manchón en los cerros. Y no podían faltar las áreas de cultivo en los alrededores.  Debe ser bastante abrupto el cerro de ahí en adelante, hacia el sur, ya que hasta ahí nomás hay camino (lo que no implica que no viva gente, obviamente hay muuchos parajes en la quebrada por la que baja el río en los que la gente se maneja a pie), o serán "demasiado pocos" para que algún gobierno considere hacerles un camino...   Aunque con Raúl conversábamos sobre la paradoja de los caminos en estos lugares tan alejados que, si bien les dan un poco más de confort en traslado -propio y de mercaderías- y acceso a bienes fuera de su comunidad, por otro lado fueron el modo en que los ingenios, entre fines del siglo 19 y principios del 20, llegaban a estas localidades a llevarse mano de obra que luego tenían en condiciones de semiesclavitud.  

Y algo que siempre me impresiona, sobre todo en lugares remotos, cuando se ve un camino que zigzaguea en el cerro, que a lo lejos parece como si el cerro tuviera una cicatriz, me quedo pensando en cómo eso era sólo un cerro y de a poco se fue haciendo el camino, muchas veces a pico y pala por los propios lugareños.
 llegando a Cuesta Azul
cultivos en el camino a Cuesta Azul
paraje camino a Cuesta Azul
camino a Cuesta Azul
camino a Cuesta Azul
llegando a Cuesta Azul
 Cuesta Azul
 Cuesta Azul
cultivos en Cuesta Azul
 cultivos en Cuesta Azul
 saliendo de Cuesta Azul
Anduvimos un rato por Cuesta Azul, entre casas de adobe y cultivos por todos lados.  Casi no vimos gente, alguno que otro en la cosecha, y al rato pegamos la vuelta, ahora sí "directo" al norte hasta Santa Victoria.


Ver mapa más grande
Impactante cuando al volver a Nazareno se ve bien clarito la enormidad de cuadrados de cultivo, ¡lo que debe ser ese lugar con el verdor de todos los cultivos!  Habrá que darse una vuelta en febrero ja ja.  
Nazareno
Nazareno
Volvimos a entrar al pueblo para seguir y re simpáticos los chiquitos de jardín que andaban por el pueblo repartiendo escarapelas, es que ¡empezaba la Semana de Mayo!
¡Viva la Patria!
Re notorio al salir del pueblo, el hotelazo que la provincia de Salta hizo en 2009 y que, como nos comentaron la noche anterior en el comedor al que fuimos a cenar, fue categóricamente rechazado por las comunidades del lugar al ver que no era un proyecto que los incluía ni les generaba ningún ingreso.  Tremenda la organización que tienen, tampoco quieren el turismo masivo "como en Tilcara" (en muchos lugares la Quebrada funciona como un ejemplo negativo de la invasión urbana y sus males, robos, drogas, alcohol, emprendimientos hoteleros o gastronómicos de capitales de las grandes ciudades que apenas emplean, y a sueldos bajísimos, a los lugareños).  Y hoy ese hotel es el albergue del Colegio Secundario, ¿qué tul?
la frustrada Hostería de Nazareno
Dejamos Nazareno y le metimos al norte hacia Poscaya, adimrándonos todo el tiempo de los caseríos y corrales que íbamos viendo en los cerros de enfrente.
saliendo de Nazareno
saliendo de Nazareno
gavillas
áreas de cultivo en los cerros
áreas de cultivo en los cerros
Parece que en Poscaya se da muy buena papa, de hecho a fin de mayo iba a haber una Feria de productores de toda la zona.  Aunque Raúl preguntó y no conseguimos nada...
llegando a Poscaya
llegando a Poscaya
Seguimos al norte, pasamos una quebradita de cerros coloridos y avanzamos por el cerro subiendo notoriamente en altura. 
saliendo de Poscaya
saliendo de Poscaya
En el camino nos encontrábamos con arrieros con ¡vacas! Sí cada vez más se las ve en lugares alejados y altísimos, una rareza...  Así que teníamos que andar despacito atrás de ellos hasta que en algún recodo más ancho se pusieran al costado y nosotros pasáramos.  
vacas de altura
Y rechistosas las tranqueras en el camino, hasta alguna tenía un molinete al costado para el que va caminando.
tranqueras en Poscaya
Subíamos y subiamos hasta las nacientes del río Nazareno, creo que se llama Mono Abra esa zona (hay toda una confusión con los nombres, las primeras veces que la leí era Mono Abra, así como el paraje al sur de Nazareno lo conocí como Azul Cuesta, y así me quedaron esos nombres, y ahora veo carteles y nuevos mapas que los nombran Cuesta Azul y Abra de Monos, no sé, supongo que la anterior denominación respondería al habla del lugareño que antepone el adjetivo, como en el quechua, y luego se castellanizó).  Andábamos recontra en medio de la nada y así y todo no dejábamos de ver presencia humana (casas de adobe, cuadrados de cultivo, corrales, cementerios), alucinante...  
por Mono Abra
caseríos en Mono Abra
caseríos en Mono Abra
y vive gente en esas alturas...
cementerio
áreas de cultivo en los cerros
Por suerte el camino estaba bastante bien.  En un momento nos dimos cuenta de que se acabó la subida y algunos tramos eran en bajadita.  Nos íbamos orientando con un mapa que imprimí de capturas de pantalla de un sitio que tiene todos estos caminos.  De todos modos a esa altura había sólo un desvío que evitar y lo pasamos bien.  El tema fue cuando llegó otro cruce de caminos y le erramos...  ¡Y eso que había cartel! pero es que el cartel indicaba seguir a la derecha y no mostraba ningún camino, a campo traviesa nomás, así que seguimos de largo esperando encontrar "el camino".  A poco de andar llegamos a otro cruce que nos llevaba a la ruta 145 por la que habíamos llegado a Nazareno, lo evitamos y fuimos a dar a Paltorco, un paraje remoto donde ¡se  acaba el camino!  En realidad Raúl se dió cuenta antes de llegar de que ese camino no nos llevaba a ningún lado.  Un embole la pérdida de tiempo pero ¡conocimos ese lugar!
bajada desde Mono Abra
por Mono Abra
el dichoso cartel que pasamos de largo...
perdidos pero ¡nos llevamos tremenda laja!
llegando a Paltorco
Media vuelta donde se pudo y le metimos a campo traviesa nomás (se ve que nadie hace ese camino que ni huella hay...).  Ya parecía que todo estaba encaminado, encontramos una huella que nos llevaba y muy a lo lejos podíamos hacernos una idea de la ubicación de Santa Victoria.
allá a lo lejos está Santa Victoria
En eso empezamos notoriamente a bajar un cerro en abruptos zig zag.  Bueno, ahí si se puso complicado, evidentemente no había pasado la máquina de vialidad en un año, y lo peor era que todo el camino eran pequeñas lajas peligrosísimas para las ruedas.  Ni hablar que de pinchar ahí, todavía íbamos a estar esperando auxilio...  Yo le proponía a Raúl que volviéramos si estaba muy feo, pero tampoco era tan fácil pegar la vuelta con la camioneta en un camino tan estrecho.  Así que nos bajamos y anduvimos caminando un buen trecho viendo cómo seguía el camino (¡y si efectivamente era el camino correcto!) y al desandarlo lo hicimos tratando de arreglar el camino, quitando las lajas que pudieran provocar algún pinchazo y acomodando el camino en las partes desniveladas.  Volvimos a la camioneta, nos encomendamos a la Pacha y le metimos despaciiiito, despacito, ¡qué nervios!  hasta el hambre se nos pasó ja ja.  Pero, bueno, después de varias curvas ya el camino fue mejorando, aunque en varios tramos era inexistente, andábamos por el cerro nomás, hasta que empezamos a ver algunas casitas de Trigo Huaico.  De todos modos, parecía una ilusión óptica, las veíamos "ahicito" pero no llegábamos nunca.  Finalmente en un descampado con la capilla, escuela y algunas casas bajamos a estirar las patas y cuando mirábamos para atrás y veíamos la bajada que habíamos hecho no podíamos creer que finalmente habíamos salido de ahí.  

Ver mapa más grande
dejamos la camio en la tremenda bajada a Trigo Huaico
sacando las lajas del camino
allá al fondo debe estar Santa Victoria

la manguera que lleva agua del cerro al paraje, para las casas y acequias
llegando a Trigo Huaico
la capilla de Trigo Huaico
Justo estaban dos señores del puesto de salud que nos comentaban que de ahí en adelante el camino estaba bastante bueno hasta "Victoria".  De hecho ellos casi no tienen contacto con Nazareno y sí con Santa Victoria.  Cuando les contamos de donde veníamos nos dice uno, "parece que está fea la bajada" y nos empezamos a reír mientas le decíamos "horrible, espantoso, no se da una idea...".  Seguimos y efectivamente el camino estaba bastante bueno.  Íbamos por el cerro, se notaba que bajábamos porque cada tanto habían manchones verdes de vegetación, y ya con las sombras de la tarde que se iba.  Ya en Acoyte había algunos churquis, se nota que está cerca del río, y de Acoyte a Santa Victoria, que justo se va bordeando el Río Santa Victoria, el camino estaba lleno de molles.
saliendo de Trigo Huaico
de Trigo Huaico a Acoyte
de Acoyte a Santa Victoria Oeste
de Acoyte a Santa Victoria Oeste
Y finalmente ¡llegamos a Santa Victoria!  Costó pero se pudo la vuelta desde Nazareno...  De todos modos aun teníamos un largo viaje porque la idea era llegar a Humahuaca esa noche.  Yo no sabía si Raúl querría descansar un poco (hacía 10 horas que estaba manejando desde que salimos a la mañana de Nazareno) pero no, así que dimos una vueltita (yo ya conocía Santa Victoria) y le metimos a La Quiaca.  Apenas salimos nos cruzábamos con las camionetas que iban llegando, son las que todos los días salen a la madrugada de Santa Victoria, se abastecen en el Mercado de La Quiaca y después del mediodía pegan la vuelta ya cargadas, y llegan pasadas las 6 de la tarde.  Con tanto tránsito, y sin las lluvias de verano, el camino está muy bueno y bastante ancho.  Son unas 4 horas hasta La Quiaca que hicimos ya sin luz (tendré que volver para ver el paisaje!).
Santa Victoria Oeste
la iglesia de Santa Victoria Oeste
Llegamos a La Quiaca cerca de las 22.30 y ahí sí fuimos a cenar algo.  Y ya no daba seguir y llegar a Humahuaca a las 2 de la mañana así que nos quedamos en un alojamiento barato y al día siguiente... 
Compartir

Sobre Vicky Yened

Hace unos 15 años que descubrí la Quebrada y Puna. Fue un flash... tremendos paisajes con cerrazos coloridos, cóndores, llamas, vicuñas, cardones, que desde hace miles de años moldean un hábitat sencillo y estremecedor... pero lo que más me impactó es la cultura viva que aun se mantiene y conmueve... la Pachamama siempre presente, las chayadas, las apachetas, las ofrendas, las rondas de coplas... Así que ahí ando, cada vez que puedo me hago escapaditas revitalizantes.

1 comentarios:

  1. Hola Vicky, te felicito por el blog. Excelentes fotos y relatos.
    En los últimos 3 años he comenzado a descubrir algunos rincones escondidos del Norte, razón por cual, parte del contenido de esta página me resultó inspirador. En noviembre pasado intentamos hacer la travesía Iruya-Nazareno, pero distintas circunstancias hicieron que llegáramos solamente hasta Rodeo Colorado.
    Más allá de querer volver para realizar la travesía completa, a partir de tus relatos quedé bastante intrigado con el tramo que va desde Nazareno hasta Santa Victoria. Quería saber, entonces, si en los 3 parajes que hay en el camino (Poscaya, Trigo Huaico y Acoite) existen pobladores que puedan ofrecer pernocte y comidas. Esto es fundamental para no cargar carpa ni alimentos, en caso que quiera hacerlo con mochila al hombro. Es decir, andar sólo con lo puesto.
    Saludos y gracias por tu respuesta.
    Mi blog de viajes:
    http://obsesionpatagonica.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar